11 ene. 2012

Crepúsculo, de Stephenie Meyer. (Reseña).

Sinopsis:
Cuando Isabella Swan se muda a Forks, una pequeña localidad del estado de Washington en la que nunca deja de llover, piensa que es lo más aburrido que le podía haber ocurrido en la vida. Pero su vida da un giro excitante y aterrador una vez que se encuentra con el misterioso y seductor Edward Cullen. Hasta ese momento, Edward se las ha arreglado para mantener en secreto su identidad vampírica, pero ahora nadie se encuentra a salvo, y sobre todo Isabella, la persona a quien más quiere Edward...


Crítica:
Aunque la película no llegó a encajar en mi mente como algo digno de recordar, he de reconocer que Stephenie Meyer supo crear una historia fantástica y novedosa que, en consecuencia, prendió una llama candente en el interior del corazón de muchos jóvenes.

La historia, perfectamente narrada y con un vocabulario bastante rico y diverso, nos relata la espectacular historia de amor entre Bella y Edward, solamente enturbiada por la gran diferencia entre ambas razas y por los problemas que suponen acercar una joven humana a un grupo de vampiros.

Lo que más me gusta del libro es lo bien que ha sabido plasmar Meyer el amor entre ambos personajes, como ha encajado los diálogos magistralmente y el modo en que ha sabido ponerme en tensión en los momentos más escabrosos. Además, sus portadas crearon un precedente muy utilizado hoy en día por todas las grandes editoriales.

Lo que menos me gusta es la raza en sí, pues no soy gran amante de los vampiros. Pero, ¿qué demonios? Por mucho que no me gusten, es evidente que no pudo dejar de recomendar el libro porque, de hacerlo, me estaría mintiendo a mí mismo.

No me gustan los vampiros, pero sí este libro. 

Nota: 8/10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario