15 ene. 2012

Rastro, de Maggie Stiefvater. (Reseña).

Sinopsis:
La curación de Sam. La falta de transformaciones de Grace. Los nuevos lobos añadidos por Beck a la manada. El odio del padre de Isabel hacia los lobos... Todos los acontecimientos narrados en Temblor dejan una huella en la vida de sus protagonistas. Ahora, la segunda parte de la saga sigue el rastro de Grace, Sam e Isabel, y el de personajes nuevos tan inesperados e inquietantes como Cole. Rastro añade a la intensidad amorosa de Temblor una trama trepidante e inesperada.

Crítica:
La continuación de Temblor no es tan buena como esperaba, pero tampoco puedo afirmar que es una mala novela, porque me gustó.

Las cosas se complican para Sam y Grace, pues los padres de ésta no aceptan su relación. Además, tras la incorporación de Cole, un nuevo lobo que no querrá volver a su estado humano, Sam tendrá que hacer frente a su situación como líder humano del clan.

Para rematarlo, Grace comienza a sentirse mal y poco a poco una extraña enfermedad comenzará a apoderarse de ella...

Lo que tal vez falla en esta obra es que en muchos momentos suceden cosas más que predecibles, quitándole así misterio a la trama. La autora hubiera podido decir lo mismo con muchas menos palabras y, quizá, hubiera quedado bastante mejor.


Aún así, el final es excelente porque, al contrario de lo que he afirmado unas lineas más atrás, no es para nada esperado. Y aunque después de leer Temblor uno se queda bastante lleno, sin necesidad de una continuación, es evidente que Rastro pide con determinación la lectura de Siempre, pues en éste último deben revelarse las claves de todo...

La edición, que es muy parecida a la anterior, sigue siendo magnífica y la calidad literaria está más que presente.

Nota 6'5/10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario