12 ene. 2012

Ghostgirl, de Tonya Hurley. (Reseña).

Sinopsis:
Charlotte Usher se siente prácticamente invisible hasta que un día lo es de verdad. Peor aún: está muerta. Se ha atragantado con un osito de goma. Pero la muerte no impide que Charlotte siga con su plan. Todo lo contrario, se vuelve mucho más creativa y hará cualquier cosa por conseguir su objetivo: ser popular para seducir al chico que ama. 


Crítica:
Este libro cayó en mis manos gracias a mi hermana pequeña. De haber sido por mí, al ver su aspecto exterior, jamás lo hubiera comprado y, ciertamente, hubiera sido un gran error.


Aunque se ve claramente que está dedicado a un público juvenil femenino, no quiere decir que no esté muy bien para los chicos, ejem-ejem-ejem.


La historia nos narra las aventuras de Charlotte, una joven para nada destacable que fallece al atragantarse con un osito de gominola. Al morir y convertirse en fantasma, no sólo tratará de ser todo lo popular que no había podido ser estando viva, sino que tratará de conquistar al chico al que jamás se había podido acercar. 




La verdad es que es un relato corto, muy fácil de leer y muy entretenido. Hurley ha sabido plasmar el buen humor en su obra, haciendo que algo que para nada me atraía, se haya convertido en un ejemplar al que le tengo sumo cariño.


¿Lo que menos me gusta? El aspecto exterior. Sé que a muchos os encantará, porque es diferente, cuidado y novedoso, pero a mí no ha conseguido conquistarme...


Nota: 7/10.


No hay comentarios:

Publicar un comentario