11 ene. 2012

El nombre del viento, de Patrick Rothfuss. (Reseña).

Sinopsis:
"Viajé, amé, perdí, confié y me traicionaron." En una posada en tierra de nadie, un hombre se dispone a relatar, por primera vez, la auténtica historia de su vida. Una historia que únicamente él conoce y que ha quedado diluida tras los rumores, las conjeturas y los cuentos de taberna que le han convertido en un personaje legendario a quien todos daban ya por muerto: Kvothe... músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino. Ahora revelará la verdad sobre sí mismo. Y para ello debe empezar por el principio: su infancia en una troupe de artistas itinerantes, los años malviviendo como un ladronzuelo en las calles de una gran ciudad, y su llegada a una universidad donde esperaba encontrar todas las respuestas que había estado buscando. Atípica, profunda y sincera, El nombre del viento es una novela de aventuras, de historias dentro de otras historias, de misterio, de amistad, de amor, de magia y de superación, escrita con la mano de un poeta y que ha deslumbrado -por su originalidad y la maestría con que está narrada- a todos los que la han leído.


Crítica:
Hay libros que se leen por la calidad y originalidad de la historia y otros por la magnificencia del vocabulario y por la forma de expresarse del autor. Este, sin duda, mantiene en su esencia un poco de ambas cosas.

El libro relata la historia de Kvothe, un hombre legendario que se resguarda en una pequeña posada bajo un nombre falso. La leyenda del héroe está gravemente dañada por las mentiras e improperios que se han ido añadiendo al ir corriendo la voz con el paso de los años y por eso, cuando Cronista aparece por la Posada Roca de Guía, Kvothe decide relatar toda su verdad para que constate por escrito.

A lo largo del primer libro se nos relata la infancia y adolescencia de Kvothe, su convivencia con la Troupe de los Edena Ruh y el momento en que éste conoce a un viejo alquimista que les acompaña durante gran parte de su camino.

Será este hombre quién comenzará a hacer que Kvothe empiece a interesarse por la simpatía y, así, después de un sinfín de aventuras y tras un escabroso suceso que cambiará por completo la vida del chico, llegará a la universidad donde ampliará sus conocimientos y acumulará gran cantidad de poder para cometer su único objetivo: acabar con quienes trastocaron el curso natural de su vida.

Lo mejor, el carisma de Kvothe, ese personaje tan bien caracterizado que hace que uno se sienta como él, y la extraña historia de amor con Denna, que nos dará mucho sobre lo que especular. Además, las pinceladas de los Chandrian y sus misterios más ocultos harán volar nuestra imaginación, pidiéndonos a gritos saber más sobre ellos.

Lo peor, que quizá es un poco  largo para mis gusto, cosa que a veces me llega a cansar. Pero no puedo tirarle nada en cara a Rothfuss, porque adoro su mundo y adoro su historia.


Nota: 9/10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario